10 de diciembre de 2012

¿Y que si en vez de andar, corro o incluso vuelo? 
¿Y que si, a pesar de todo, sigo buscando mi principe azul? 
¿Y que si aun me siguen gustando las bicicletas con cestita delante? 
¿Y que, si en mis ratos libres, veo dibujos o incluso saco mi muñeca?
¿Sabes? Ser niño es un privilegio. ¿Tener un PeterPan que hace que lloremos cuando nos quitan algo y una Campanilla que nos hace soñar? Yo me voy a Nunca Jamás, que me tapen los ojos con el pañuelo de Mari Popins y que me lleven volando en la escoba de la bruja que aparecía en Las Tres Mellizas, por favor.


(Llara Suárez. Ciañu. 3º ESO)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada