23 de abril de 2013

WILLY REESE, soldado y escritor.




Willy Peter Reese escribió su diario mientras luchaba en el frente ruso. Los lápices y el papel que la madre le había enviado al frente eran sus armas contra la locura de la campaña. Era un soldado diferente, que hablaba de Charles Baudelaire, leía y escribía poesía, llevaba su diario y, en su huida del Ejército Rojo, salvó su papel de cartas y dejó la mantequilla, "pues ésta es superflua, mientras que escribir es una necesidad vital", anotó.
Willy Peter Reese se dibujó, primero, con un fusil grotescamente grande y una botas enormes de camino a Rusia y, después, mirando al oeste, con un libro y una flor en el ojal. "Yo llevaba la máscara del guerrero: sólo al cabo de dos años adopté también el papel; pero nunca me convertiría en su figura, no podía, no quería: sabía que sólo lo haría cuando, en la consumación del sinsentido, cayera". 

Willy Peter Reese sólo tenía 23 años cuando murió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada