18 de septiembre de 2013

JUEGO DE NIÑOS

Se necesita la imaginación de un niño
para transformar el mundo en un juguete,
un triciclo sin ruedas en un avión supersónico,
unas latas vacías en un tren de pasajeros,
unas cajas de cereales en una ciudad hermosa.

Se necesita la imaginación de un adulto
para transformar un avión supersónico,
en una máquina de disparar misiles,
un tren de pasajeros,
en un caos de fierros retorcidos,
una ciudad hermosa,
en un montón de escombros radiactivos.

Se necesita el ejemplo de los mayores
para que los niños jueguen a la guerra

(Óscar Hahn, “Poemas de la era nuclear”)




Fotografía: Niños jugando a fusilar durante la Guerra Civil española. AGUSTÍ CENTELLES.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada