31 de agosto de 2013

DIÁLOGO

Dicen los árboles 
que hablan mi lengua
y los creo.
Dice mi madre que siempre fui 

callada y tímida
y sé que le sobra razón.
Dice el reloj que mis días pasan,
que la vida escapa,
pero no es cierto,
porque dice mi hijo
que me echa de menos
cuando me alejo
y eso es grande, hondo y eterno,
digo yo.


(Elvira Laruelo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada