6 de julio de 2013

FIRMAMENTO AMADO

El día comenzaba
al anochecer,
cuando trazaba con sus dedos
los senderos de mi piel
y dibujaba constelaciones
que nos llevaban,
juntos,
al paraíso.

No pudo ser.

Desde entonces
hablo en sueños,
grito su nombre
y clamo
por lo que de día callo.

Edén perdido.
Firmamento amado.


(Elvira Laruelo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada