28 de junio de 2013

“SI ALGÚN DÍA ME VES TRISTE NO ME DIGAS NADA, SÓLO QUIÉREME.” (Mario Benedetti)

No te alejes,
no preguntes
ni me hables,
sólo quiéreme.

Sin prisa,
como los buenos amantes,
que demoran caricias
y miden palabras,
lentamente.

Acaricia mi dolor,
besa mis párpados
y abrázame fuerte.

Si no vuelo,
si me hundo,
si notas que hui hacia dentro…
no te angusties,
por favor,
no me dejes.

Sólo quiéreme.


(Elvira Laruelo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada