5 de junio de 2013

ÉSE QUE SUEÑO                              
                      

Ese que sabe 
que me vuelven loca los dulces
tanto como los besos
(aunque menuda redundancia
ahora que lo pienso).

Que conoce por mi gesto
cuándo necesito estar sola
o cuándo un abrazo,
o cuándo compañía en silencio
sin más.

Que me sorprende con un libro,
con una sonrisa a destiempo
o con un café.

Que me perdona las frases agrias
el mal gesto
y los días negros
en los que ni a él puedo explicar
lo que me ocurre
porque ni yo lo sé.

Que dice verme estupenda
y lo jura
y miente a sabiendas
y no da el brazo a torcer
aunque ya hayan pasado de largo
los veinte,
los treinta,
los cuarenta…

El mismo
a quien yo conozco
hasta los secretos 
que no sabe
de sí mismo;
al que leo
en la mirada
como en el más conocido de los libros.

El que sabe que mi flor es la rosa blanca
y nunca me regala una…

pero me besa en el cuello
y sale el sol.


(Elvira Laruelo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada