9 de mayo de 2013


Quién pudiera parar el reloj
en las horas felices
y seguir viendo,
oliendo, 
sintiendo,
con el tizón de la vida
alumbrándonos dentro.

Y morir así,
con la sonrisa en el alma,
abrazados a lo imposible.


(Elvira Laruelo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada